Cuida tu dieta en el trabajo con unos sencillos consejos prácticos [9-12-15]

by post on 09/12/2015

in Nutricion

 

Cuida tu dieta en el trabajo con unos sencillos consejos prácticos

El tiempo que empleamos en ir a la oficina es uno de los más amplios de nuestra vida adulta. Y es que si bien es cierto que el trabajo influye positivamente en nuestra vida proporcionándonos beneficios económicos y de realización profesional, también lo es que las largas horas pasadas en la oficina pueden acarrear otras consecuencias menos gratificantes, como unos malos hábitos alimenticios y un consecuente aumento de peso progresivo.

Estar delgado y en forma consiste por tanto en llevar una alimentación equilibrada y unos hábitos de vida saludables, que a veces pueden verse enturbiados por algunas de las deformaciones propias de la actividad profesional, como las tentaciones alimenticias, el estrés y la ansiedad, la falta de control en los horarios, el sobresfuerzo o la necesidad de salir a comer constantemente fuera del hogar.

Conseguir los objetivos de cualquier régimen de adelgazamiento o mantenimiento en la oficina es mucho más sencillo siempre que se sigan una serie de consejos básicos de cara a evitar que los condicionantes del empleo terminen pesando sobre el organismo. Reducir del peso acumulado, ganando en autoestima en autoestima y salud, es más sencillo con las siguientes pautas:

  • Sal a comer a la misma hora. Ajustar los horarios y almorzar cada día a la misma hora, o con no más de media hora entre una jornada y la siguiente, conseguirá que tu organismo aprenda a regularse y a evitar el temido efecto rebote.
  • No te saltes ninguna comida. Saltarse comidas es una forma rápida de llegar al sobrepeso, al contrario de lo que muchas personas piensan, ya que el metabolismo necesita ingestas pequeñas pero constantes para no sufrir picos de glucosa que lo lleven, por un lado a una ingesta mayor en la siguiente comida, y por otro al almacenamiento.
  • Haz ejercicio cuando vayas al trabajo o cuando tengas tiempo libre. Además de llevar una dieta sana, es fundamental acompañarla con deporte. En caso de no tener tiempo para acudir al gimnasio, no pasa nada, hazlo en casa. Prepárate una tabla de ejercicios y adelante. Te aconsejamos visitar las páginas de avisos gratis online en la que podrás encontrar innumerables ofertas de maquinaria de gimnasio mucho más económica que en el mercado.
  • Sal a almorzar con los colegas de la oficina. Socializar con compañeros del trabajo ayudará a que comamos menos gracias a la charla, además de potenciar nuestra relación personal y profesional con ellos.
  • Lleva tu comida de casa y sé innovador. Evita el aburrimiento de comer siempre lo mismo innovando en tus recetas hipocalóricas, y siempre que puedas descarta los restaurantes llevando preparada tu comida de casa. Sabrás siempre qué comes y cómo han sido aderezados los alimentos.
  • Olvida la bollería industrial. Estos alimentos, así como los aperitivos grasos similares a las patatas fritas de paquete, no sólo resultarán perjudiciales para tu cuerpo, sino que te harán ingerir muchas calorías vacías sin proporcionarte energía alguna para afrontar la jornada laboral.

 

.

Comments on this entry are closed.

Previous post:


Estadisticas